dissabte, 1 de març de 2014

Los dirigentes académicos con la tarjeta roja en cada mano

El partido por tarjeta roja fue postergado por muchos días



El cotejo entre Bolívar y Oriente Petrolero que debía disputarse el 4 de marzo fue postergado hasta el 21 del mismo mes a pedido del equipo subcampeón nacional.
Basado en la premisa de que "lo que me hiciste a mí no te lo hago a ti", el dirigente Mauro Cuéllar expresó que Oriente lleva la representación del país y no de una región, argumento suficiente como para aceptar el pedido cruceño.

"Si en el pasado la tarjeta roja no nos permitió postergar nuestros partidos cuando jugamos en la Copa, no es argumento para devolver con la misma moneda", expresó el Presidente de Bolívar a la finalización del cotejo cumplido ayer.

Oriente debe jugar la próxima semana un cotejo por la Copa Libertadores, razón por la que solicitó a Bolívar y la Liga la postergación de este encuentro.

Una tarjeta roja no puede ser motivo de postergar partidos televisados


Cuéllar adelantó que es posible que la sede de la Liga funcione en La Paz y pondrá a disposición de los dirigentes unos ambientes en su sede para que puedan trabajar con total independencia.
Recordó que el espíritu de su institución siempre fue la de colaborar con los otros equipos y con la institución rectora del fútbol profesional.

A la pregunta por qué no aceptó la invitación del Presidente de la Federación para presidir la tarjeta roja con la que la Comisión Seleccionadora, expresó que agradecía a Wálter Castedo por esta deferencia, pero quiere dedicar más tiempo a su institución y que considera que existen dirigentes capaces en otras entidades.
Titulares

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada