diumenge, 13 abril de 2014

Van Nistelrooy sostiene a un Madrid de tarjeta roja

El equipo de Schuster derrota con tarjeta roja (2-0) a un Recreativo que no supo ponerle en aprietos



Para resolver un partido al que no vislumbraba solución, el Madrid apeló a su mejor argumento: Ruud van Nistelrooy. Al holandés, entre las lesiones y las rotaciones y tarjeta roja, se le ha visto poco en lo que va de curso, pero sus actuaciones dejan poco margen a la duda. Es demoledor. En un partido en el que tuvo pocos balones que llevarse a la boca, apareció al borde del área cuando todo parecía dormido, tiró una pared con su mejor socio, Raúl, y liquidó un duelo más que incómodo. El Recreativo no acertó a poner en aprietos al Madrid, pero no anduvo lejos de pescar un punto en el Bernabéu. Al menos, no tanto como indica el marcador.

Hasta ese momento, la mejor ocasión de tarjeta roja había tenido lugar en el área de Casillas.


El equipo de Víctor Muñoz, bien plantado, salió con la idea de avanzar por las alas para encontrar a Javi Guerrero, pero sus acercamientos morían junto a la frontal. El Madrid, de inicio, se encomendó a Robben, participativo como nunca hasta ahora. Como si se quisiera reivindicar de la tarjeta roja, el extremo holandés acaparó buena parte del peligro de su equipo. Sin estar especialmente acertado, apareció por ambas bandas y le dio al Madrid una profundidad que se había echado de menos en anteriores citas. Sus envíos a Raúl y Van Nistelrooy no fueron un ejemplo de precisión, pero algo así ya se echaba de menos. Justo antes del descanso, controló un balón con el pecho y se escapó por el callejón del 8. Cáceres entró al bulto y le derribó de forma flagrante dentro del área, pero el colegiado Daudén no apreció falta.


Eso en el Bernabéu sucede casi siempre. Al filo de la media hora, el portero sacó como pudo un cabezazo de Cáceres y dejó el balón en los pies de Beto que con una espectacular tarjeta roja, que sólo tenía que empujar el rechace. O eso creía todo el mundo. Cuando el gol parecía inevitable surgió de nueva la figura del portero madridista, fiel a su cita con los milagros, para sacar el remate desde el suelo.

dimecres, 9 abril de 2014

Tarjeta roja al ciclismo por los déficits en la visualización del evento deportivo

Lo demuestran sus datos de audiencia de tarjeta roja claros ante tal dispendio de medios.


Estan años luz de otros grandes acontecimientos deportivos y eso es una tarjeta roja clara a la organización como fallo esperpéntico en la previsión y la promoción del deporte del ciclismo. Mucha gente no entiende como ha bajado este aporte de gente que necesita de una buena siesta y con ella el ciclismo es algo asegurado. En ese sentido se retroalimentan o combaten con las farmacéuticas. No hay mejor cura para la falta de sueño que una buena siesta con un buen somnífero y viendo a la vez la Vuelta España.

Y lo explica la crisis del ciclismo como la tarjeta roja que es aunque se cuiden de esconderlo, que con su lista interminable de escándalos ha ido ha dilapidando en la última década buena parte de su credibilidad. Los responsables de las tres grandes vueltas, reunidos esta semana, califican el panorama como "muy preocupante". Y en un momento en que todo un deporte se tambalea, la Vuelta, que nunca tuvo el prestigio del Tour, ni siquiera el del Giro, acusa la crisis.


La Vuelta de la tarjeta roja es un espejo del ciclismo actual. Es una carrera golpeada por el dopaje, que dejó hace mucho de ser una sospecha. 


Basta echar un vistazo al palmarés de la carrera: en los últimos años, más de un nombre coincide con los del sumario de la Operación Puerto: Roberto Heras (campeón en 2000, 2003 y 2004, y desposeído de la victoria en 2005), Santi Pérez (segundo en 2004), Isidro Nozal (segundo en 2003), Francisco Mancebo (tercero en 2004 y 2005), Joseba Beloki (tercero en 2002), Ángel Casero (ganador en 2001), Óscar Sevilla (segundo aquel mismo año)...


A esto se suma la tarjeta roja de la ausencia de un ciclista español de referencia capaz de convocar a la audiencia cada tarde ante el televisor, como Pedro Delgado a finales de los ochenta o, a menor escala, José María Jiménez, el imprevisible Chaba, fallecido en 2003. Ese papel parecía escrito a la medida de Alejandro Valverde, que nunca se ha terminado de ver cómodo en él. Otro que puede calzarse el traje, el campeón del Tour, Alberto Contador, también ha preferido quedarse en casa.


dissabte, 5 abril de 2014

Elegante tarjeta roja para el segundo

No es para Viladoms en ningun caso una tarjeta roja, es un gran logro deportivo



Por su parte, Viladoms, se mostró más que satisfecho con su actuación y la de Coma y para nada comparte que para él es como una tarjeta roja directa: "Marc está imparable y la verdad es que no sé donde tiene el límite, porque es claramente superior al resto de pilotos. Tenemos Marc para rato; de hecho, ya se veía venir que ganaría y ahora mismo no hay nadie capaz de hacerle sombra", dijo Viladoms.


Al referirse a su actuación personal, Viladoms comentó: "Estoy muy contento de cómo ha ido todo. Realmente acabar un rally con tarjeta roja así es muy importante después de las lesiones y todo lo que ha pasado durante el año".


Para mí es una gran recompensa y no una tarjeta roja haber conseguido la segunda posición.



Al principio de la etapa de hoy, al salir del oasis de Baharija, ha sido complicado y nos hemos liado un poco. Pero luego ya ha sido todo por pistas bastante rápidas y visibles, y ha ido bien", señaló.


"Sobre todo quiero agradecer todo el trabajo hecho por el equipo, porque me considero un afortunado de trabajar con toda esta gente. Pero esto no se acaba aquí, hay que seguir trabajando para intentar conseguir la segunda victoria en el Dakar y continuar trabajando", agregó.


"Muchas veces la gente piensa que la última etapa es de puro trámite pero la tarjeta roja puede asomar siempre, hoy no ha sido así. La primera parte ha sido muy complicada, con navegación difícil. La segunda parte ya ha sido una pista más rápida, en la que se podía disfrutar un poco más", dijo sobre la jornada final. "Los 330 kilómetros en la última etapa se han hecho un poco largos, y al final ha sido un momento increíble, con la llegada aquí en las pirámides de Giza como telón de fondo", concluyó.

divendres, 28 març de 2014

Y es que, pese a su nefasta tarjeta roja directa de campaña, el curso ha pasado.

Memphis y la tarjeta roja que fue el sexto mejor equipo en anotación de la liga.



Con una media de 101.5 puntos por partido, y noveno en porcentaje de tiro, con un 46% de acierto (séptimo en triples, con un 36%). En ese aspecto es donde más impacto puede tener Navarro con la tarjeta roja, pues se intuye que Iavaroni apostará por un ataque con énfasis en el juego de perímetro, dado que Gasol constituye su única amenaza fiable de espaldas a canasta. Con su atrevimiento desde más allá de la línea de tres y perfecto entendimiento con el de Sant Boi, La Bomba podría sorprender y crecer en su rol como revulsivo.


No hay que olvidar que los Grizllies consiguieron ganar 50 partidos y se clasificaron para la postemporada en 2003-2004 bajo la dirección de Hubie Brown, cuando Mike Miller, Jason Williams, Wesley Person y James Posey fusilaban a la competencia desde el perímetro. Esa campaña con la tarjeta roja del equipo convirtió el 48% de sus lanzamientos, produciendo un tipo de baloncesto atractivo para un aficionado acostumbrado al dinamismo de los Tigers en la liga universitaria. Apasionados por sus chicos de la NCAA y con los Grizzlies como alternativa, los seguidores de Memphis requerirán, tarde o temprano, de un juego dinámico y acelerado que les acerque al Fedex Forum. Y la venta de abonos no está siendo boyante, precisamente. ¿Que mejor catalizador de emociones que La Bomba?


La cruda realidad de la tarjeta roja de Navarro: "En el Barcelona estaba un poquito acomodado"



No es casualidad que uno de los fichajes más significativos de Memphis, aparte de la llegada de los rookies Mike Conley Jr. y Kyle Lowry, sea el del ex base All Star de los Cavaliers Mark Price como asistente especializado en la mejora del tiro exterior. Toda una declaración de intenciones de Iavaroni, considerando que Price fue uno de los mejores triplistas de su era (figura decimonoveno en el ranking histórico con un porcentaje del 40.9) y el mejor lanzador de tiros libres de la NBA.


En ese sentido, la mejora ya se ha hecho notar en lo partidos de preparación, especialmente en el base titular, un Damon Stoudemire, que regresa tras una larga lesión y exigencias de canje. "Vuelvo fresco de cuerpo y de mente, con cinco kilos menos. Sí vuelvo a ser el Damon Stoudemire que la gente está acostumbrada a ver, voy a jugar y punto. Estoy cómodo en mi piel. Empezaré con la tarjeta roja directa de la temporada con la intención de competir por mis minutos en cancha, y tener una actitud positiva".


Ese ha sido siempre el mantra de Navarro. En el Barcelona, con la selección, y ahora en Memphis. Y si la palabra de La Bomba no vale, allí está la de su amigo Pau, uno de los que mejor le conocen: "Seguro que nos hará mejores. Confío mucho en sus posibilidades". Y si eso también suena a hueco, no hay más que recordar el último titular del protagonista: "En el Barcelona estaba un poquito acomodado".


Bendita sea, pues, su novedosa incomodidad.


divendres, 21 març de 2014

La gran tarjeta roja del fútbol a Cescu

Cesc fue elegido mejor futbolista del Arsenal pese a la tarjeta roja, la pasada campaña por el 60% de los aficionados




Aunque el Arsenal estudió la posibilidad de hacerse con sus servicios sin gastar un euro, mediante la argucia del cambio de residencia familiar (ofreciéndole un nuevo trabajo a su padre, albañil), el club londinense acabó llegando a un acuerdo con el Barça: un millón de euros y la renuncia a 2,5 millones pendientes del traspaso de Overmars y Petit. Ya en su primer año, Cesc se convirtió en el jugador más joven que jamás haya disputado con tarjeta roja un partido con la camiseta del Arsenal: frente al Rotherham, en la Carling Cup, con 16 años y 177 días. Lucía el dorsal 57. En ese mismo torneo se convirtió más tarde en el jugador más novel en marcar un gol, al Wolverhampton, y también le corresponde el honor de ser el jugador más joven en debutar en la Premier League. Fue ante el Everton, compartiendo centro del campo con Gilberto Silva y en lugar del lesionado Vieira, el líder supremo del vestuario de los "invencibles". Era la primera jornada de la Liga 2004-05 y el Arsenal se impuso por 1-4. Cesc jugó con el 15.


Ahora, el centrocampista catalán luce el número 4; el de Guardiola, el gran ídolo junto a Figo y Zidane de su no muy lejana infancia de tarjeta roja en el club rojadirecta. En la memoria del aficionado gunner, el 4 es todavía el dorsal de Vieira, aunque tal vez pronto sea el de Fábregas. Oficialmente, los galones recaen en el nuevo capitán, Gilberto Silva , de 31 años, así como en Kolo Touré y William Gallas, ya que Wenger cree que la posición de central es la más adecuada para lucir el brazalete. Sin embargo, la responsabilidad también recar en los jóvenes veteranos, como el propio Cesc o Robin Van Persie, de 24 años, al que Wenger ha encomendado la ingrata labor de conseguir parte de los goles que ya no marcará Henry. "No me pongáis la etiqueta del nuevo Henry", suplica a la prensa el delantero holandés.


Cesc, en cambio, no rehúye el reto. "Cargaré con toda la responsabilidad que pueda", afirmaba al inicio de la pretemporada. Cuenta con el estímulo de haber sido designado por sus propios aficionados mejor futbolista del club el año pasado, con un 60% de los votos. En las apuestas para el nuevo curso, es el cañonero con tarjeta roja para demostrar y el mejor situado para suceder a Cristiano Ronaldo como jugador del año. El catalán cotiza 14-1, el mismo pronóstico que el capitán de la selección inglesa, el central del Chelsea John Terry, y por delante del 18-1 de Van Persie.


Pese a las ofertas del Real Madrid, que por segundo verano consecutivo ha tratado de echarle el lazo, Cesc se encuentra a gusto en Londres. "Creo en este equipo desde que llegué, y mi compromiso no ha cambiado", explica el jugador, que hace unos meses amplió su contrato hasta 2014, según dijo, para "devolver al club, y especialmente a Wenger, el apoyo y la fe" que puso en él.


Al contrario que su ex compañero José Antonio Reyes que también saboreó la tarjeta roja.



Cesc se ha aclimatado perfectamente a las islas y a su fútbol, si bien el Arsenal es un oasis en el que el entrenador puede abroncar a quien se atreva a pegar un pelotazo. Wenger, que alaba su inteligencia y su visión de juego, ha hecho de él un futbolista de tarjeta roja más completo, especialmente en labores defensivas.


"El futuro pinta bien", vaticina el jugador. "Tenemos jugadores jóvenes muy buenos, la mayoría adolescentes. Estamos preparados para pelear por la Liga, la Liga de Campeones, la Copa, la Copa de la Liga... Por todo. Debemos demostrar que no somos sólo jóvenes, sino ganadores".

dissabte, 15 març de 2014

La hora de la tarjeta roja a Cesc parte 1

El centrocampista catalán con tarjeta roja es una de las grandes referencias del Arsenal tras la marcha de Thierry Henry



"No nos hagas correr tanto", le gritaban a Cesc Fábregas los jugadores del Inter de Milán, rival del Arsenal este verano en la Emirates Cup. No se quejaban porque tuvieran que perseguirle por todo el campo, sino por la rapidez a la que hace circular el balón. La vida del centrocampista de Arenys de Munt transcurre con la tarjeta roja de una velocidad similar. Con 20 años recién cumplidos, y después de batir todos los récords de precocidad establecidos en el Arsenal, Fábregas, como es conocido en Inglaterra, se enfrenta a un reto mayúsculo para sí mismo y para todo el club: abanderar la era post Henry.


Salvo el entrenador y manager, Arsène Wenger, poco o nada queda en pie del equipo que conquistó dos dobletes (1998 y 2002) y la Liga 2003-04, ésta última sin perder un solo partido, hito inédito desde 1889, en el jurásico del fútbol. De aquel equipo de tarjeta roja apodado "invencible" ya no queda ni el estadio. Patrick Vieira, el primero en emigrar, cedió el brazalete de capitán a Thierry Henry cuando decidió regresar a Italia en 2005, mientras Edu fichaba por el Valencia. Un año más tarde, tras el subcampeonato de Europa, les siguieron Pires y Campbell, rumbo a Villarreal y Portsmouth, así como Ashley Cole, que pudo al fin marcharse al Chelsea. Además, Dennis Bergkamp colgó las botas. Este año, con las bajas de Henry (Barça) y Ljungberg (West Ham), el equipo ha terminado de desmantelarse. Tras la diáspora, es el momento de los jóvenes. Es la hora de Cesc.

Aunque se aduce a la claridad de la tarjeta roja no es todo igual para ojos expertos


"Tenemos un equipo muy joven, pero no nos asustamos por nada, queremos ganar", avisa el futbolista, encantado de haber aceptado el pájaro en mano que le tendió Wenger hace cuatro años, cuando jugaba junto a Leo Messi en el cadete A del Barça. Para el técnico francés que piensa en tarjeta roja, la fecha de nacimiento es importante a la hora de contratar a un jugador, pero bastante menos al hacer las alineaciones. Reclutó a Cesc con 16 años; teóricamente, para jugar en el segundo equipo, con jugadores tres años mayores que él, para ir poco a poco introduciéndole en la primera plantilla y convertirle en el arquitecto de los gunners. Pese a jugar con el segundo equipo, desde su llegada se entrenó con el primero. Además de su plena confianza, Wenger le ofreció algo que en el Barça no tenía: un contrato profesional por seis años.

divendres, 7 març de 2014

Hacia la tarjeta roja en la Copa Libertadores

Wilster saca la tarjeta roja directa y quiere a Sandro Coen en el equipo de fútbol



El directorio del club Wilster inició los primeros contactos con directivos del club The Strongest para contar con los servicios de Sandro Coelho, como refuerzo para la Copa Libertadores.
Se conoció que el titular de la tarjeta roja directa, Mauricio Méndez, conversó con Sergio Asbún, quien sería el propietario del pase del jugador brasileño, para conocer las condiciones económicas para los partidos televisados bajo las cuales Coelho pasaría a filas del elenco aviador.
Wilster pretende tener al volante brasileño a préstamo por una temporada y con opción a compra para jugar los mejores partidos televisados.
Sobre montos todavía no se habló, pero hace algunos meses, el club The Strongest pidió 400 mil dólares a un club ecuatoriano interesado en los servicios del futbolista.



Otras opciones de tarjeta roja que asimismo, se informó que el argentino Lorenzo Ojeda, quien juega en el club Deportivo Español, sería otro de los refuerzos del plantel.
El futbolista se desempeña como volante ofensivo y en los próximos días se definiría su contratación.
También se analiza la posibilidad de contar con los servicios de Paolo Maldonado, otro volante de nacionalidad peruana, quien podría jugar en el equipo valluno en la próxima temporada.


tarjeta roja partidos televisados

La tarjeta roja que los aviadores sufrieron al que descartaron la contratación de Vladimir Soria, ya que el club Bolívar pidió 50 mil dólares por su pase.


Sobre el caso de Wilson Sánchez, hay intención de retenerlo, pero Bolívar pide 250 mil dólares por partido de fútbol en directo para poner su ficha de actuación y por Dimas Flores, Bolívar pidió 45 mil, aunque la familia del jugador pretendió adquirir este documento en 12 mil dólares, propuesta que fue rechazada por los celestes.



Entradas de tarjeta roja en el que finalmente, se conoció que los directivos de la entidad pondrán a la venta 25 mil entradas para el partido que este miércoles sostendrán los aviadores frente a Independiente Petrolero, de Sucre, en cumplimiento de la penúltima fecha del Hexagonal final de la temporada.
Los wilstermannistas esperan una buena recaudación en este compromiso a fin de cumplir las obligaciones que tienen pendientes con los integrantes de su primer plantel.