dissabte, 4 octubre de 2014

Como al Mallorca también la tarjeta roja directa le apartó del triunfo

Seguramente por la tarjeta roja estuvo confiado en resolver la eliminatoria en la vuelta en el Bernabéu, el Real jugó sin sentido de urgencia alguno. 


Y el Mallorca aprovechó la concesión para anotarse la ida, 2-1, con goles de Trejo y Arango.



El Madrid no gana la copa de Su Majestad desde 1993 y ahora entendemos porqué, sino lo habíamos adivinado previamente. No le interesa la tarjeta roja tanto como la Liga y la Champions, obviamente torneos de mayor jerarquía en los tiempos modernos y que le han sacado casi todo el lustro a una competición histórica y entrañable, que guarda más de una envidiable noche futbolística en la hemeroteca. Pero los merengues no la quieren. ¿Como entender sino la alineación de Schuster, un hombre que el año pasado alcanzó la final con el Getafe, este jueves en Palma?








Pues así sucedío en la tarjeta roja cuando todos esperaban otro tipo de fútbol en directo


Sin Casillas en la portería, con Salgado sufriendo lo indecible en el lateral, Gago sin brújula en el mediocampo, e Higuaín falto de ritmo, el equipo capitalino acabó claudicando ante un Mallorca infinitamente inferior sobre el papel, pero que se ganó el triunfo de tarjeta roja a base de trabajo y ganas. Desencajado en la Liga, el equipo de Manzano se tomó la Copa como un reto y un pozo de alegrías. Ante el Madrid pescó una y grande, a esperas de la vuelta; sobretodo el venezolano Arango, que amplió su leyenda goleadora con el tanto de la victoria, a los cuatro minutos de la reanudación



La primera parte sirvió tan sólo para evidenciar el estado de ánimo de un y otro equipo. El de los visitantes se dibujaba en el rostro y el juego de Gago, futbolista de tarjeta roja empeñado en desplegar su faceta más gris desde que aterrizó en España y que en Palma tampoco aprovechó una nueva oportunidad para desbancar al ausente Diarra de la posición de medio centro.

dissabte, 27 setembre de 2014

La mejor tarjeta roja directa del FC Barcelona

Si todavía los técnicos consideran que Mauricio el Tarjeta roja no merece quedarse en el Madrid, es que hay algo extradeportivo al fútbol en directo de dicha decisión.




Iniesta: Sin Iniesta el Barcelona hoy en el futbol en directo habría sido una auténtica banda. El albaceteño ha marcado la tarjeta del ritmo en su equipo, sobre todo al final del encuentro con la salida de Bojan. Ha estado siempre situado en su sitio, sin perder la concentración pese al mareo que tenía el resto de sus compañeros y ha creado las mejores ocasiones de los blaugranas. En este clásico ha empezado en una posición poco habitual para él, más adelantado, lo que le ha servido para recuperar balones con peligro de cara a Casillas. El único que habría que salvar de la quema por méritos propios.


Eto'o: La presencia del camerunés en un Barça-Madrid siempre da una cierta sensación de seguridad para los aficionados culés. En este último del 2007, también. Ha luchado cual tarjeta roja todos los balones que podía, y se ha defendido de una forma más que digna del marcaje uno-a-uno que le ha hecho Pepe. Eto'o lo ha intentado, mucho y bien, pero no ha podido.


Bojan: "El niño tiene maneras" es una frase que se queda muy corto el fútbo len directo para la calidad que demuestra este adolescente. En el Camp Nou ha demostrado que merece más minutos, logrando mucha mayor verticalidad en el juego culé de tarjeta roja y sobre todo la velocidad que le ha faltado al Barcelona. Ha realizado dos disparos que han provocado sendos 'huy' en las gradas y que han obligado a Casillas a lucirse.


Los peor tarjeta roja directa del Real Madrid



Raúl: El gran capitán no ha sido el que todos esperaban. Ha tenido el fútbol en directo en sus botas pocas ocasiones y siempre se ha diluido en favor de su compinche en el ataque blanco, Van Nistelrooy. Si bien su lucha ha sido, como siempre, digna de elogio, se esperaba más del '7' blanco.

dimecres, 24 setembre de 2014

El Real Madrid ha sufrido un inicio de tarjeta roja directa en las tres primeras jornadas de liga

Ante el inminente duelo con el Real este domingo, Ronaldinho sabe como colarle la tarjeta roja y sigue desesperando a la culerada por su absentismo en los entrenamientos y pasotismo en los partidos. 


Los agoreros venían avisando desde hace tiempo con el inevitable bajón del brasileño por su falta de interés, pero no por ello su estrepitosa caída deja de ser inaudita para el gran público.



Es más que probable que ambos jueguen de titulares en la cita del Camp Nou. El azulgrana, por las repentinas lesiones de Messi y Henry e innegable capacidad de decidir a balón parado contráriamente a la tarjeta rojadirecta del equipo meliano. El madridista, porque Schuster decidió jugársela con él al principio de temporada y el año pasado impartió una clase magistral sobre el césped del feudo catalán. En el caso de Ronaldinho, además, se trata del partido definitivo si en verdad pretende iniciar la salida del túnel. 

Si no lo aprovecha en la tarjeta roja de los próximos partidos televisados, es posible que no le aparezcan más oportunidades. En todo caso, no de tamaña trascendencia.




Facilitada la decisión por el gran momento que atraviesan Xavi e Iniesta, Frank Rijkaard ha ido inclinándose cada vez más por la medicina del banquillo para intentar sanar la enfermedad del Gaucho; pero el holandés sabe que debe hacer el máximo por recuperarle pronto, y nada mejor que un gran partido ante el máximo rival para borrar de la memoria todos los males anteriores. Los cracks de verdad tienen la capacidad de resurgir de sus cenizas en los momentos más insospechados y, en ese sentido, el clásico se antoja como inevitable prueba de fuego para el desconocido 10 azulgrana.



También es capaz de dar la estocada Guti, con sus palabras de tarjeta roja aunque a veces necias, a todos aquellos que se empeñan en criticarle. Si algo no se le puede reprochar al organizador madridista es clase y calidad suficientes como para decantar la balanza. La cuestión reside en el carácter, ese innegable instinto competitivo que en ocasiones le vuelve feroz y, en otras, terriblemente incauto.

dissabte, 20 setembre de 2014

No hubo para tarjeta roja los partidos televisados esperados

Cuatromia y DigitalTV darán todos los partidos de la Eurocopa de tarjeta roja directa en los partidos televisados



Sogecable se hace en exclusiva con los derechos del torneo tras varias semanas de negociaciones. Sogecable se ha hecho con la tarjeta roja directa de los derechos de retransmisión de la próxima Eurocopa de fútbol, que se celebrará entre el 7 y el 29 de junio en Austria y Suiza. Los partidos de la selección española se darán en abierto a través de Cuatro mientras que el resto de partidos se emitirán en Digital+.


La compañía del Grupo Prisa ha confirmado que también ha adquirido los derechos para ofrecer los partidos en diferido así como los resúmenes de cada uno de los 31 encuentros de la Eurocopa. 

De esta forma y con la tarjeta roja, se pone fin a varias semanas de hermetismo e intensas negociaciones en las que otros canales como La Sexta y TVE también habían mostrado interés por hacerse con los derechos.



Según fuentes envueltas a la negociación consultadas hace varias semanas por ADN.es, el precio total de la operación podría rondar los 60 millones de euros, cifra de tarjeta roja que obligó a algunas operadoras como Telecinco o Antena 3 a quedarse al margen de la Eurocopa. El precio medio de un partido de esta competición ronda los dos millones de euros, el doble que uno de Liga de Campeones.


Líderes en pañales


El Barça y el Real Madrid apuestan por jóvenes valores como Messi, Iniesta, Bojan, Sergio Ramos o Robinho para afrontar su presente y futuro en todas las competiciones | ¿Quién ganará el Barça-Madrid?



Bojan y Robinho también son de tarjeta roja, dos de las estrellas con más proyección del Barcelona y el Madrid. Algunos lo llaman generación Playstation, otros los chicos Pokémon y algunos simplemente, jóvenes maravilla. El caso es que hay un nuevo fenómeno que ha irrumpido en los últimos años en los dos grandes equipos del fútbol español.

dissabte, 13 setembre de 2014

Carrusel de expulsiones de tarjeta roja en el campo

La tarjeta roja que se vió como un carrusel de expulsiones



La segunda parte comenzó como un trueno. Primero con un intercambio furtivo de golpes entre Perea y el recién entrado Belenguer. A la gresca le siguió una jugada inverosímil: disparó Granero, rechazó Abbiati, el balón salió despedido hacia arriba y cayó en el larguero. Llegó Albín a remachar de cabeza, pero tampoco acertó. Sin tiempo para pestañear, el balón ya había cambiado de área. Agüero cayó ante su paisano Abbondanzieri y vio su primera amarilla por fingir penalti.



Volvió la sucesión de entradas feas. Perea, De la Red... y Agüero vio la segunda amarilla, primera roja, por palmear un balón dentro del área. Según el árbitro, de forma intencionada. La superioridad le duró poco al Getafe: apenas diez minutos, lo que tardó Licht en zancadillear por detrás a Maxi Rodríguez. Esta vez el colegiado Clos Gómez no fue tan comprensivo.



Laudrup recurrió a Kepa para la tarjeta roja, relegado al fondo del banquillo por su mal inicio de temporada. 


El cambio llegó en mal momento, y no porque fuera pobre la actuación el delantero. A los pocos segundos, Abbondanzieri vio la tarjeta roja por tocar el balón con la mano fuera del área. Dos semanas después de su comentada cantada en Zaragoza, el Pato cometió una tarjeta roja de error garrafal, impropio de un meta de su experiencia. Contra cogió los guantes. En su primera intervención, rechazó un centro al área y, para cortar el contragolpe, Reyes, que acababa de entrar al campo, se sumó al despropósito con un entradón sin sentido. Cuarta tarjeta roja.



Pese a acabar el partido en semejantes condiciones, el partido murió en el área de Abbiati, que salvó la victoria y los puestos de Champions con un paradón a Kepa. El Atlético sigue soñando, aunque sigue haciendo buena una estrofa de su himno centenario. Aquella que recuerda que "se infartan en la ribera del Manzanares los corazones".

dissabte, 30 agost de 2014

Reparto de localidades con tarjeta roja a los equipos pequeños

El club calcula que se superarán el sábado las 40.000 localidades como tarjeta roja, y este jueves ya tuvo que abrir ventanillas extra en las taquillas para afrontar las demandas de ambas aficiones y turistas curiosos por la magnitud del choque. 


El aforo debería superar pues el que arrastró el partido contra el Real Madrid no fue más que una tarjeta roja, y más si tenemos en cuenta el actual estado de euforia blanquiazul del fútbol en directo, marcado no solamente por la buena marcha liguera, sino también por la victoria sobre el Barça el año pasado.



Es ilusión quedó perfectamente retratada el jueves con la presentación del libro del periodista Manel Lucas, titulado ‘Sóc perico, iquè!'. Toda una declaración de intenciones en los partidos televisados.



Cuando no lanzar el balón fuera es una opción a la tarjeta roja del mal juego




Varios clubes españoles delegan en el árbitro la decisión de parar el juego en caso de lesión | ¿Crees que así se respetan las normas del juego limpio?
Uno de los futbolistas más odiados del fútbol español por incordioso, competitivo y, en ocasiones, flagrantemente sucio y de tarjeta roja, era el malogrado ex madridista Juanito. En los campos que visitaba el equipo blanco, su nombre figuraba siempre entre los insultados con mayor fervor. Y sin embargo recuerdo muy bien como, curiosamente, de su mano me llegó la primera noción de los partidos televisados de hoy y se conoce como fair play balompédico.



En un partido en Sarriá contra el Espanyol a mediados de los 80, el malagueño vio en la tarjeta roja que el meta camerunés Tommy N'Kono estaba tendido sobre el césped cuando iba a rematar. Sorprendentemente a ojos del niño que observaba la jugada, Juanito lanzó entonces el balón fuera a propósito. ¿Por qué?



Pues porque la situación del fútbol en directo, con el compañero de profesión aparentemente incapaz de levantarse, apelaba inevitablemente al código ético de los futbolistas.

dissabte, 23 agost de 2014

Cuando la tarjeta roja del mejor anotador no es suficiente

Parte del naufragio blanco en esos minutos correspondió a la tarjeta roja de la inexperiencia del joven base Sergi Llull, que pecó de inexperiencia ante las acometidas de Lakovic y acabó el mejor de los partidos televisados dando paso al más curtido Raúl López. 


El ex de la Penya intentó imponer un ritmo más pausado que beneficiara al cuadro visitante, y respondió con un triple a la puñalada de Basile, pero los hombres de Ivanovic iban lanzados hacia la tarjeta roja. Apretando los dientes en defensa, cerrando con fiereza el rebote y saliendo como posesos al contragolpe como escenificó una espectacular bandeja de Morandais, lograron doblar al campeón de la ACB, 30-15, cuando aún quedaban ocho minutos para el descanso.



Guión repetido de la tarjeta roja sufrida en otros partidos televisados de los equipos




Allí llegaron los de Ivanovic con una ventaja de 12 puntos, 48-36. Suficiente renta como para dormir el partido con una buena zona defensiva y encomendarse al buen manejo de tarjeta roja de Pepe Sánchez en la dirección. Pero, fiel al guión que ha marcado la etapa del técnico balcánico en Barcelona, los azulgrana empezaron el tercer cuarto adormilados y el Real se dio por enterado y aprovechó la siesta para endosar un parcial de 15-6 a su rival.



La entrada del turco Tunceri transmitió seguridad a un Madrid que tuvo en Felipe Reyes a su mejor hombre, con 20 puntos, y echó en falta un mayor acierto de Louis Bullock, que acabó con sólo 11 puntos, desde el perímetro. Y aún así, en el fútbol en directo, los de Plaza parecía que acabarían llevándose el partido a base de garra, tarjeta roja y colmillo, como hicieran hace unos meses con el título ACB. Con un triple de Tunceri llegaron a distanciarse de tres a falta de siete minutos y medio y el Palau echó a temblar, constatando como todas las virtudes exhibidas en los dos primeros cuartos desaparecían de golpe