dijous, 8 d’octubre de 2015

España gana a su rival más duro desde la Eurocopa

Villa en el minuto 88 marcó el gol de la victoria ante una Bélgica más peleona de lo previsto | Torres se lesionó y es duda para el partido ante el Atlético de Madrid | Así lo contó el Resto de la jornada




La selección española ha cosechado una trabajada victoria en el Estadio Rey Balduino de Bélgica en un partido difícil y donde Bélgica ha demostrado que es un equipo bastante más duro que Armenia o Estonia.



En apenas siete minutos, el delantero Wesley Sonck rompió el récord de imbatibilidad de 'la roja' con un cabezazo a la escuadra que sorprendió a todos, tras un centro medido de Kompany. Este ha sido el primer gol con Vicente del Bosque en el banquillo, además de romper los 717 minutos que acumulaban Iker Casillas y Pepe Reina sin recibir un gol.



La alegría duraría poco, ya que en el minuto 15, Fernando Torres se empezaba a tocar la parte trasera del muslo izquierdo con gestos de dolor y pedía el cambio. En su lugar salió Cesc Fábregas, pero el delantero del Liverpool es seria duda para el partido del Vicente Calderón -si la UEFA no se echa para atrás en su decisión- del próximo miércoles.



Pasada la media hora, y con Bélgica jugando sus mejores minutos, Andrés Iniesta se sacó de la chistera una jugada espectacular, tras un pase con tiralíneas de Cesc, donde regateó al portero Stijnen y sobre la misma línea de fondo cruzó un zapatazo para poner el 1-1 en el marcador. Desde ese momento, las ocasiones se sucedieron, si bien en la segunda parte Bélgica se mostró menos punzante que en la primera donde realmente pusieron contra las cuerdas a los campeones de Europa.



Villa saca petróleo de una última jugada




Los belgas comenzaron la segunda parte con una fuerza arrolladora. Primero Carles Puyol y después Iker Casillas evitaron dos goles cantados del equipo local prácticamente bajo los tres palos.



Pese a ello, y después de un cierto dominio español del medio campo en adelante, ninguno de los dos equipos gozaron de oportunidades serias hasta bien pasada la mitad de la segunda parte. En el minuto 75, un tiro lejano de Cesc, al que tuvo que sacar un providencial guante Stijnen despertó el encuentro cuando los belgas ya parecían conformes con el empate.



En cuanto los belgas aflojaron, apareció la España que hizo temblar a Europa el pasado verano. Al borde del final del encuentro, una jugada entre Dani Güiza y David Villa culminó con el gol del asturiano, que igualó la cifra de 23 tantos con la camiseta de España que tenía Alfredo Di Stefano, y puso la definitiva victoria para mantener a la selección nacional invicta.



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada