dissabte, 15 de març de 2014

La hora de la tarjeta roja a Cesc parte 1

El centrocampista catalán con tarjeta roja es una de las grandes referencias del Arsenal tras la marcha de Thierry Henry



"No nos hagas correr tanto", le gritaban a Cesc Fábregas los jugadores del Inter de Milán, rival del Arsenal este verano en la Emirates Cup. No se quejaban porque tuvieran que perseguirle por todo el campo, sino por la rapidez a la que hace circular el balón. La vida del centrocampista de Arenys de Munt transcurre con la tarjeta roja de una velocidad similar. Con 20 años recién cumplidos, y después de batir todos los récords de precocidad establecidos en el Arsenal, Fábregas, como es conocido en Inglaterra, se enfrenta a un reto mayúsculo para sí mismo y para todo el club: abanderar la era post Henry.


Salvo el entrenador y manager, Arsène Wenger, poco o nada queda en pie del equipo que conquistó dos dobletes (1998 y 2002) y la Liga 2003-04, ésta última sin perder un solo partido, hito inédito desde 1889, en el jurásico del fútbol. De aquel equipo de tarjeta roja apodado "invencible" ya no queda ni el estadio. Patrick Vieira, el primero en emigrar, cedió el brazalete de capitán a Thierry Henry cuando decidió regresar a Italia en 2005, mientras Edu fichaba por el Valencia. Un año más tarde, tras el subcampeonato de Europa, les siguieron Pires y Campbell, rumbo a Villarreal y Portsmouth, así como Ashley Cole, que pudo al fin marcharse al Chelsea. Además, Dennis Bergkamp colgó las botas. Este año, con las bajas de Henry (Barça) y Ljungberg (West Ham), el equipo ha terminado de desmantelarse. Tras la diáspora, es el momento de los jóvenes. Es la hora de Cesc.

Aunque se aduce a la claridad de la tarjeta roja no es todo igual para ojos expertos


"Tenemos un equipo muy joven, pero no nos asustamos por nada, queremos ganar", avisa el futbolista, encantado de haber aceptado el pájaro en mano que le tendió Wenger hace cuatro años, cuando jugaba junto a Leo Messi en el cadete A del Barça. Para el técnico francés que piensa en tarjeta roja, la fecha de nacimiento es importante a la hora de contratar a un jugador, pero bastante menos al hacer las alineaciones. Reclutó a Cesc con 16 años; teóricamente, para jugar en el segundo equipo, con jugadores tres años mayores que él, para ir poco a poco introduciéndole en la primera plantilla y convertirle en el arquitecto de los gunners. Pese a jugar con el segundo equipo, desde su llegada se entrenó con el primero. Además de su plena confianza, Wenger le ofreció algo que en el Barça no tenía: un contrato profesional por seis años.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada