divendres, 21 de març de 2014

La gran tarjeta roja del fútbol a Cescu

Cesc fue elegido mejor futbolista del Arsenal pese a la tarjeta roja, la pasada campaña por el 60% de los aficionados




Aunque el Arsenal estudió la posibilidad de hacerse con sus servicios sin gastar un euro, mediante la argucia del cambio de residencia familiar (ofreciéndole un nuevo trabajo a su padre, albañil), el club londinense acabó llegando a un acuerdo con el Barça: un millón de euros y la renuncia a 2,5 millones pendientes del traspaso de Overmars y Petit. Ya en su primer año, Cesc se convirtió en el jugador más joven que jamás haya disputado con tarjeta roja un partido con la camiseta del Arsenal: frente al Rotherham, en la Carling Cup, con 16 años y 177 días. Lucía el dorsal 57. En ese mismo torneo se convirtió más tarde en el jugador más novel en marcar un gol, al Wolverhampton, y también le corresponde el honor de ser el jugador más joven en debutar en la Premier League. Fue ante el Everton, compartiendo centro del campo con Gilberto Silva y en lugar del lesionado Vieira, el líder supremo del vestuario de los "invencibles". Era la primera jornada de la Liga 2004-05 y el Arsenal se impuso por 1-4. Cesc jugó con el 15.


Ahora, el centrocampista catalán luce el número 4; el de Guardiola, el gran ídolo junto a Figo y Zidane de su no muy lejana infancia de tarjeta roja en el club rojadirecta. En la memoria del aficionado gunner, el 4 es todavía el dorsal de Vieira, aunque tal vez pronto sea el de Fábregas. Oficialmente, los galones recaen en el nuevo capitán, Gilberto Silva , de 31 años, así como en Kolo Touré y William Gallas, ya que Wenger cree que la posición de central es la más adecuada para lucir el brazalete. Sin embargo, la responsabilidad también recar en los jóvenes veteranos, como el propio Cesc o Robin Van Persie, de 24 años, al que Wenger ha encomendado la ingrata labor de conseguir parte de los goles que ya no marcará Henry. "No me pongáis la etiqueta del nuevo Henry", suplica a la prensa el delantero holandés.


Cesc, en cambio, no rehúye el reto. "Cargaré con toda la responsabilidad que pueda", afirmaba al inicio de la pretemporada. Cuenta con el estímulo de haber sido designado por sus propios aficionados mejor futbolista del club el año pasado, con un 60% de los votos. En las apuestas para el nuevo curso, es el cañonero con tarjeta roja para demostrar y el mejor situado para suceder a Cristiano Ronaldo como jugador del año. El catalán cotiza 14-1, el mismo pronóstico que el capitán de la selección inglesa, el central del Chelsea John Terry, y por delante del 18-1 de Van Persie.


Pese a las ofertas del Real Madrid, que por segundo verano consecutivo ha tratado de echarle el lazo, Cesc se encuentra a gusto en Londres. "Creo en este equipo desde que llegué, y mi compromiso no ha cambiado", explica el jugador, que hace unos meses amplió su contrato hasta 2014, según dijo, para "devolver al club, y especialmente a Wenger, el apoyo y la fe" que puso en él.


Al contrario que su ex compañero José Antonio Reyes que también saboreó la tarjeta roja.



Cesc se ha aclimatado perfectamente a las islas y a su fútbol, si bien el Arsenal es un oasis en el que el entrenador puede abroncar a quien se atreva a pegar un pelotazo. Wenger, que alaba su inteligencia y su visión de juego, ha hecho de él un futbolista de tarjeta roja más completo, especialmente en labores defensivas.


"El futuro pinta bien", vaticina el jugador. "Tenemos jugadores jóvenes muy buenos, la mayoría adolescentes. Estamos preparados para pelear por la Liga, la Liga de Campeones, la Copa, la Copa de la Liga... Por todo. Debemos demostrar que no somos sólo jóvenes, sino ganadores".

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada