dissabte, 30 d’agost de 2014

Reparto de localidades con tarjeta roja a los equipos pequeños

El club calcula que se superarán el sábado las 40.000 localidades como tarjeta roja, y este jueves ya tuvo que abrir ventanillas extra en las taquillas para afrontar las demandas de ambas aficiones y turistas curiosos por la magnitud del choque. 


El aforo debería superar pues el que arrastró el partido contra el Real Madrid no fue más que una tarjeta roja, y más si tenemos en cuenta el actual estado de euforia blanquiazul del fútbol en directo, marcado no solamente por la buena marcha liguera, sino también por la victoria sobre el Barça el año pasado.



Es ilusión quedó perfectamente retratada el jueves con la presentación del libro del periodista Manel Lucas, titulado ‘Sóc perico, iquè!'. Toda una declaración de intenciones en los partidos televisados.



Cuando no lanzar el balón fuera es una opción a la tarjeta roja del mal juego




Varios clubes españoles delegan en el árbitro la decisión de parar el juego en caso de lesión | ¿Crees que así se respetan las normas del juego limpio?
Uno de los futbolistas más odiados del fútbol español por incordioso, competitivo y, en ocasiones, flagrantemente sucio y de tarjeta roja, era el malogrado ex madridista Juanito. En los campos que visitaba el equipo blanco, su nombre figuraba siempre entre los insultados con mayor fervor. Y sin embargo recuerdo muy bien como, curiosamente, de su mano me llegó la primera noción de los partidos televisados de hoy y se conoce como fair play balompédico.



En un partido en Sarriá contra el Espanyol a mediados de los 80, el malagueño vio en la tarjeta roja que el meta camerunés Tommy N'Kono estaba tendido sobre el césped cuando iba a rematar. Sorprendentemente a ojos del niño que observaba la jugada, Juanito lanzó entonces el balón fuera a propósito. ¿Por qué?



Pues porque la situación del fútbol en directo, con el compañero de profesión aparentemente incapaz de levantarse, apelaba inevitablemente al código ético de los futbolistas.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada