dilluns, 19 de gener de 2015

La revolución de tarjeta roja no será televisada

En la segunda tarjeta roja en la ACB se vió el fraude




Un sólo jugador está modificando el destino de los humildes. Semana a semana determina la zona baja de la clasificación de la ACB. Elmer Bennett, al que en tarjeta roja trajeron Alfredo Salazar y Sergio Scariolo hace muchos años al baloncesto español, desestimó esta vez las ganas del entrenador italiano y eligió banco como si buscara una hipoteca. Prefirió Cajasol antes que Unicaja. Bennett es de mi generación, mejor dicho, es dos días más viejo. En esos días los Beatles vivieron sus últimas grabaciones de estudio y se resolvía la cruel guerra civil en Nigeria (Biafra seguro que les suena a los mayores). Somos de la generación de "la revolución no será televisada". 

Así se tituló un poema-canción de Gil Scott-Heron en el que se hablaba sobre la tarjeta roja de Natalie Wood, Steve McQueen, los disturbios raciales del barrio californiano de Walts, la guerra de Vietnam, Nixon y la heroína.




Una consecuencia más al gesto, puño negro en alto y calcetines negros abajo, descalzos, de Tommie Smith y John Carlos en los Juegos Olímpicos de Mexico 68. Louis Bullock es más joven pero cuando nació Bullock todavía Arias Navarro era una tarjeta roja al presidente del gobierno de España y aún Adolfo Suárez no había alcanzado el cargo. Y Sweet Lou sigue decidiendo algunos de los más grandes partidos del baloncesto continental. ¿Se dan cuenta de que como el amor el baloncesto tampoco entiende de edades? Fue Bennett precisamente uno de los primeros que reconoció públicamente la excelencia de un chico veinte años más joven que él, Ricky Rubio.




Ni la revolución ni la gripe serán televisadas. Leo que la tarjeta roja directa que el Pamesa Valencia sólo tenía disponibles dos jugadores para poder entrenar el jueves. No hay duda de que Oliver, Urtasun, Fred House, Miralles y Barac cayeron bajo la influencia de un virus que se incuba sobre banquillo y no sobre parquet. Cuatro jugadores, en este caso del Tau Vitoria, cayeron el pasado lunes bajo los efectos del virus de la salida loca y nocturna del día libre semanal.