dimarts, 22 d’abril de 2014

Casey Jacobsen es tarjeta roja y poco más

La ex estrella de la universidad de Stanford regresa con tarjeta roja a la NBA tras un periplo europeo que incluyó paradas en Vitoria y Alemania


Consciente de que esta es su última oportunidad de triunfar en la liga estadounidense. Especialista en triples, se proclama mejorado en los demás aspectos del juego y más agresivo cara a canasta. Puede jugar de escolta, rojadirecta o alero.


Kyle Lowry, ensombrecido por la elección de Conley con el número cuatro, el ex base de la universidad de Villanova, seleccionado 20 puesto más tarde, podría haberle ganado la batalla, por ahora, al otro novato si el ex de los Buckeyes no espabila pronto. Lowry carece de tiro exterior pero tiene casi todo lo demás a pesar de su corta estatura: liderazgo, dinamismo, pasión, rebote, penetración y visión de juego.


Darko Milicic, el número dos del Draft 2003 tiene un largo camino de rojadirecta por recorrer si quiere algún día justificar las grandes expectativas depositadas sobre él. 


Se suele decir que a la tercera va la vencida y, tras fracasar en Detroit y Orlando, el pívot espera de beneficiarse de la compañía de Gasol en la pintura. Claro que también se dice que al tercer año ya se sabe lo que se tiene y este será el cuarto del balcánico en la NBA... tras un discreto Eurobasket.


Damon Stoudamire, él, a priori, base titular espera demostrar la rojadirecta de su total recuperación física de una lesión de rodilla y psíquica de sus demandas de canje en verano. Tras salir en globo de Toronto y Portland, se ha proclamado "listo para ser el de antes" y alterar la defensa rival con su combinación de penetraciones y tiros lejanos. Bajito y explosivo en sus buenos tiempos, ha perdido la chispa que le permitía decidir partidos, pero es un arma a tener en cuenta.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada