dimecres, 30 d’abril de 2014

Nunca una tarjeta roja para un cementerio de hinchas

A escasos metros del Nordbank Arena, donde juega sus partidos como local el Hamburgo, se levanta cuál tarjeta roja, el único cementerio para hinchas de un equipo de fútbol en Europa. 


Aunque parezca mentira, está destinado a aficionados que quieren mantener fidelidad eterna a sus colores.


El otro club que ofrece este peculiar servicio está en América. En Argentina, para ser concretos. Es el de los seguidores del popular Boca Juniors, de Buenos Aires.


"Tenemos espacio para aproximadamente 500 tumbas", apunta Christian Reichert, que supone una tarjeta roja para aquellos que se queden fuera, directivo del club germano. Por ahora, en las oficinas del Hamburgo se han recibido unas 15 solicitudes de aficionados interesados en que sus restos descansen para siempre en el cementerio del club. "El más viejo tiene 85 años y el más joven, 27", comenta Reichert.


Dicen que la iniciativa del club alemán, lejos de tacharla de tarjeta roja, nació por las constantes demandas que recibía la directiva de aficionados que querían esparcir sus cenizas por el campo. Una opción que las leyes germanas no permiten.



En Buenos Aires, mientras, el pasional Boca Juniors ofrece el mismo servicio que el Hamburgo. Aunque el cementerio del club xeneize se encuentra en las afueras de la ciudad bonaerense, muy lejos del estadio que disfrutó a Maradona.


"Ni la muerte nos va a separar, desde el cielo te voy a alentar", cantan desde hace muchos años en La Bombonera. Un fervor que puede hacerse realidad.


Gratis para ex jugadores


"Está tan lindo que dan ganas de quedarse", bromeó Antonio Ubaldo Rattín, ídolo histórico del equipo bonaerense de los años 60 por tarjeta roja, el día que se inauguró el cementerio, en septiembre de 2006. El recinto, adornado con flores del azul y el oro de Boca, cuenta con 3.000 parcelas, aunque es ampliable hasta 12.000. De éstas, 300 serán gratuitas para ex directivos y ex jugadores del club.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada