diumenge, 13 d’abril de 2014

Van Nistelrooy sostiene a un Madrid de tarjeta roja

El equipo de Schuster derrota con tarjeta roja (2-0) a un Recreativo que no supo ponerle en aprietos



Para resolver un partido al que no vislumbraba solución, el Madrid apeló a su mejor argumento: Ruud van Nistelrooy. Al holandés, entre las lesiones y las rotaciones y tarjeta roja, se le ha visto poco en lo que va de curso, pero sus actuaciones dejan poco margen a la duda. Es demoledor. En un partido en el que tuvo pocos balones que llevarse a la boca, apareció al borde del área cuando todo parecía dormido, tiró una pared con su mejor socio, Raúl, y liquidó un duelo más que incómodo. El Recreativo no acertó a poner en aprietos al Madrid, pero no anduvo lejos de pescar un punto en el Bernabéu. Al menos, no tanto como indica el marcador.

Hasta ese momento, la mejor ocasión de tarjeta roja había tenido lugar en el área de Casillas.


El equipo de Víctor Muñoz, bien plantado, salió con la idea de avanzar por las alas para encontrar a Javi Guerrero, pero sus acercamientos morían junto a la frontal. El Madrid, de inicio, se encomendó a Robben, participativo como nunca hasta ahora. Como si se quisiera reivindicar de la tarjeta roja, el extremo holandés acaparó buena parte del peligro de su equipo. Sin estar especialmente acertado, apareció por ambas bandas y le dio al Madrid una profundidad que se había echado de menos en anteriores citas. Sus envíos a Raúl y Van Nistelrooy no fueron un ejemplo de precisión, pero algo así ya se echaba de menos. Justo antes del descanso, controló un balón con el pecho y se escapó por el callejón del 8. Cáceres entró al bulto y le derribó de forma flagrante dentro del área, pero el colegiado Daudén no apreció falta.


Eso en el Bernabéu sucede casi siempre. Al filo de la media hora, el portero sacó como pudo un cabezazo de Cáceres y dejó el balón en los pies de Beto que con una espectacular tarjeta roja, que sólo tenía que empujar el rechace. O eso creía todo el mundo. Cuando el gol parecía inevitable surgió de nueva la figura del portero madridista, fiel a su cita con los milagros, para sacar el remate desde el suelo.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada